El centro de reunión de familia y amigos se traslada con Convivium a la cocina en la que toda una serie de acciones concretas, como almacenar, preparar y cocinar, se transforman en ritos y emociones. Convivium es un lugar abierto; una cocina como espacio libre y organizado en el que se respiran aromas que hablan de historias familiares o de lugares lejanos, se perpetúan antiguas recetas, se experimentan recetas nuevas y, sobre todo, se comparte la comida en torno a la mesa. Con los accesorios exclusivos de Arclinea como la Mensolínea, la mesa Up-Down, o las campanas profesionales, la cocina se hace cálida, acogedora y funcional.