Esencial en su imagen, sofisticado en su tecnología, conceptual en su forma de expresar la luz, Ascent es un objeto de alto contenido poético, a medio camino entre la emoción y la razón. La novedad fundamental radica en el modo sin precedentes de cómo se enciende, se ajusta su intensidad o se apaga. Un movimiento vertical, con el que se deliza la pequeña pantalla a lo largo de su fina estructura, con un movimiento suave y continuo de arriba abajo y viceversa, un gesto inusual cuya simplicidad en realidad esconde un complejo proceso de diseño e ingeniería.

Diseñado por:

Daniel Rybakken