Todo el valor y la calidad de un sofá, con un simple gesto, se convierte en una gran cama.

Diseñado por:

Roberto Gobbo